Detección de gas fiable sin necesidad de espejos con calefacción

El detector IRmax de Crowcon utiliza la capa óptica STAY-CLIR

IRmax es un detector ultracompacto de gases inflamables por infrarrojos (IR) que ofrece una detección rápida, a prueba de errores, de vapores y gases de hidrocarburos. Con una tecnología de sensor por infrarrojos de longitud de onda dual en una resistente carcasa de acero inoxidable 316, IRmax está diseñado para detectar gas metano y otros hidrocarburos potencialmente explosivos, en las condiciones más adversas.

El detector IRmax de Crowcon utiliza la capa óptica STAY-CLIR

El detector IRmax de Crowcon utiliza la capa óptica STAY-CLIR

A diferencia de los detectores de gas por IR convencionales, IRmax no utiliza calentadores para evitar condensación en las ventanas y en los espejos. En cambio, sus componentes ópticos se tratan con una capa hidrofóbica de larga duración, conocida como STAY-CLIR, que evita por completo los fallos de señal provocados por la condensación.

Los detectores de gas de tipo IR detectan reducciones minúsculas en la energía de infrarrojos transmitida, debido a la absorción por resonancia molecular en los vapores y gases de hidrocarburos. Es esencial que la condensación o suciedad no bloquee el camino de luz del detector si se desea una detección fiable de riesgos. De forma convencional, las ventanas y los espejos en los detectores por IR se calientan para evitar que se forme condensación. Aunque se trata de una solución eficaz, los componentes de calefacción requieren cantidades importantes de energía para funcionar y pueden tener como resultado la acumulación de depósitos disueltos (como sal).

Puesto que IRmax no contiene componentes para superficies ópticas que se calienten de forma artificial, el consumo de energía se reduce de forma drástica. Requiere menos de 1 vatio de potencia, lo que suele ser entre un 75 y un 90% menos que los detectores de gas IR convencionales. Por consiguiente, un sistema de detección de gas que utiliza detectores IRmax precisa suministros de potencia más pequeños (y de menor coste) y sistemas de reserva de batería. También se pueden utilizar cables más largos y se pueden alimentar más detectores en redes direccionables.

Otro beneficio de la capa STAY-CLIR es la resistencia a la contaminación por suciedad y polvo, haciendo que no sea necesaria la limpieza de rutina de los componentes ópticos.

IRmax es el detector de gas por IR de tercera generación de Crowcon, y los 15 años de experiencia con productos IR previos le han servido de guía para su diseño y desarrollo. Uno de los objetivos de diseño clave era encontrar una alternativa eficaz a la óptica con calefacción, al tiempo que se mantenía una operación fiable a largo plazo con un mantenimiento mínimo.

Las capas especializadas presentan un uso consolidado para un sinfín de productos, desde calzado hasta teléfonos móviles, pero Crowcon es la primera empresa en aplicar esta técnica para la detección de gases, con la intención de eliminar por completo los calentadores.

Los científicos de Crowcon han llevado a cabo una serie de estudios y desarrollo, que han tenido como resultado la creación de una capa de larga duración que se sometió a pruebas de corrosión agresiva y resistencia en ubicaciones extremas, como el desierto australiano y la costa norte de Escocia. Entre las pruebas se incluyen:

  • Inmersión a largo plazo en agua salada
  • Inmersión a largo plazo en recipientes con sulfuro, sulfuro de hidrógeno y dióxido de azufre
  • Exposición directa a una pulverización constante de arena
  • Rozamiento continuo para simular una limpieza excesiva
  • Ensayos de campo a largo plazo en plataformas marinas, plantas petroquímicas y plantas de recuperación de sulfuro

IRmax se ha utilizado de forma continuada en ubicaciones petroquímicas, del Mar del Norte a Singapur, desde septiembre de 2009, factor que muestra de forma patente la eficacia y durabilidad de la capa STAY-CLIR.

Comments are closed.

css.php